¡Tengo 30 años! No tengo casa propia, no estoy casada y no tengo hijos.

Cuando tenía 15 años creía que tener 30 años era algo que aparte de lejano, era igualmente sinónimo de conquistas y sobre todo de vida dicha “estabilizada”! A pocos días de hacer los 30, doy por mí sin casa propia, con un coche comercial, sin hijos, sin un préstamo al banco y sin haber tenido el dicho “día más feliz de mi vida” – el famoso matrimonio con 250 personas! No soy jefe en la empresa donde trabajo ni tan poco conseguí juntar dinero suficiente para poner a mamitas nuevas (Kidding !!). Hay días en que pienso … ¿Será que soy una fractura o la vida es así? Al ritmo de cada uno?

30 años soltera sin

Vivo en una casa, tengo un sofá incómodo, tengo que arreglar la ropa de la estación que terminó (este año no es así hasta porque el tiempo es medio soso) en casa de mis padres y me doy por mí a quedar estupefacta con el valor de las cerezas en el supermercado! No puedo entender cómo se une dinero y mucho menos como si el 20% para entrar en una casa! ¡Ya he cometido la locura de la vida y compré una maleta de Bimba y Lola y 3 pares de zapatos de Zilian! ¡Me sentiría una adulta con poder de compra si no hubiera hecho estas “locuras” en los saldos y con las piezas toda la mitad del precio!

Enfrente el puente todos los días, me levanto a las 6 de la mañana, en los días de menos paciencia agujero la cola y rezo para que no me insultemos (no estoy orgulloso de lo que hago pero tiene días en que es la única solución). Vivo al pie de la playa … eso me da aliento. ¡Tengo una ventana enorme y un balcón luminoso! Me encanta beber un vaso de vino y escuchar música jazz. Tengo un perro. La Shiva. A ella le encanta pasear en el parque y adoramos oír los pájaros mientras ella rebosa en el césped y esto no tiene precio.

Tengo amigas que me encanta. Desmarca las cenas por estar cansada. Ellas se enfadan conmigo, pero sé que me perdonan. Me preocupa con ellas aunque no les llame durante semanas. Meses. No las visito con frecuencia porque no tengo tiempo. Estoy demasiado ocupada con esto de vivir para sobrevivir al día a día. Me gusta mi trabajo. Por fin!

No tengo almuerzos de familia todos los domingos. No vamos al Algarve en el verano. Vamos hacia fuera. No tanto como nos gustaría, pero vamos cuando podemos. Viajaba sola porque no tengo miedo. Soy independiente pero no soy una “Capaz”. No soy de extremos. Pero soy de listas. No uso delantal. Veo Netflix y recetas en youtube. No puedo hacer que la misma receta quede igual dos veces. ¡Tengo vergüenza de eso!

Sonrió sin razón. Tengo una misión en el mundo, lo siento. Choro porque la sencillez me toca el corazón y porque la felicidad de los demás me llena el alma. Siento la energía de los demás y la falta de ella me arrepiente. Me conozco. Sigo tratando de conocerme. Puedo verme de afuera. Todos deberíamos conseguirlo. Cuido de los demás. Me gusta que cuiden de mí pero no que me controlen. No me gusta ser estándar, pero tampoco me siento la excepción a la regla. Sólo busco ser feliz y traer felicidad a quien me rodea. Si lo consigo? No sé, pero seguiré intentando.

En resumen, tengo 30 años y no tengo nada de lo que era “supuesto” tener a esta edad pero tengo una cosa … soy feliz. ¿Y eso no es lo que se supone tener como objetivo en la vida?

Deja un comentario